lunes, 22 de octubre de 2018

Boletín Finisterre N°36 - 2018

I N S T I T U T O   O S C A R   M A S O T T A 2
D e l e g a c i ó n   R í o   G a l l e g o s


Tenemos el agrado de anuncia la publicación del nuevo número del Boletín Finisterre, el cual comparte no sólo el nombre sino el esritu de este blog.
En él se encontrarán diversos artículos de divulgación psicoanalítica, cuyos autores son miembros de la Delegación e invitados afines a la causa psicoanalítica, que aportan a la excelencia de nuestros debates actuales.



Auspicia: Asociación de la Biblioteca Austral de Psicoanálisis.

Facebook: /iom.riogallegos

miércoles, 10 de octubre de 2018

"La escuela y el desafío de la inclusión educativa" - octubre 2018

I N S T I T U T O   O S C A R   M A S O T T A 2
D e l e g a c i ó n   R í o   G a l l e g o s


"La escuela y el desafío de la inclusión educativa"

(Texto a publicado en el diario La Opinión Austral, el día 10 de octubre de 2018)

Autor: Psp. Sandra Guiguet; Lic. Araceli Navarro.
Miembro de la Delegación Río Gallegos del I.O.M.2 y de la A.B.A.P.

Desde la nueva ley de educación 26.206 que implementa la obligatoriedad de la escuela secundaria hay un llamado a la inclusión. Pero el mismo se presenta como un universal bajo el lema: educación para todos y que nadie quede afuera de las escuelas. En todo discurso se procura una homogeneización, todos iguales sin excepción. E inclusive, muchas veces, la ciencia redobla la apuesta ya que, en esta actualidad reinante, establece que todo lo que no entra en la categoría de lo universal, de la norma, es rechazado al punto a veces, de nombrarlo como un trastorno, para lo cual la industria farmacológica ofrece  su correspondiente medicación.
En su discurso, la escuela vehiculiza una demanda, siempre se espera algo del niño y el adolescente: que siga las consignas, que estudie, que respete las pautas de convivencia, etc. Pero es una demanda que necesita del consentimiento del alumno lo que llevará un tiempo, que el docente no podrá controlar, es decir, no sabrá a ciencia cierta cuándo éste dará su consentimiento.
Entonces, la escuela es un lugar que está regulado, allí no se puede hacer cualquier cosa, lo que pone en evidencia la importancia de la ley en el discurso social, en tanto regulación y orientación necesarias para el sujeto.
La educación es una oferta, que aspira a crear consentimiento que se da en la medida que existe la posibilidad de velar, de mostrar, de entretejer sus marcas en esa oferta y eso es lo que el docente deberá promover. Para que un sujeto aprenda, es necesario que el Otro este allí, con su interés motivado causado, si no es así por más que tenga el curriculum ideal es letra muerta. Si se pudiera hablar del deseo del educador es lo contrario a homogeneizar es la atención a lo particular de cada alumno, a los avatares de su hacer con la oferta educativa: como la toma, la recrea, la transforma, la rechaza… que lo aloje haciendo uso de la transferencia, que se le atribuya un saber ya que sin esto no hay vínculo educativo. El docente se sirve de la transferencia, la utiliza para hacer pasar su mensaje, para transmitir su enseñanza.
Las instituciones educativas funcionan en esta tensión entre, aquello que es el cimiento de la escuela, la regulación, la renuncia, la interdicción, y el “cada uno” de los alumnos, con sus diferentes respuestas. Por eso siempre es importante señalar, en este punto, “lo imposible” en juego en esta relación, algo siempre se escapa.
Por otro lado tenemos que el vínculo educativo al igual que todos los vínculos entre las personas, es algo que se crea porque no traemos al nacer un saber sobre como relacionarnos con los otros.
En esa vía, las instituciones son reguladoras de los lazos y en eso tiene un papel preponderante la institución educativa con sus ideales, normas y reglas, que se propone como un orden establecido universalmente. Frente a esto no podemos descuidar que el sujeto pone en juego su singularidad a través de una trama de identificaciones y desde un modo de satisfacción particular.
Este modo de estar en el mundo de cada quien, se pone en juego, en la manera de presentación de cada sujeto; en su modo de hacer lazo social con otros, y también en el modo que cada sujeto responde ante aquello que representa un orden establecido, por ejemplo la institución educativa.
¿Cómo pensar la singularidad, la permanencia de esos niños y jóvenes con un singular modo de estar en la vida, que no entran en el modo universal que se intenta imprimir desde institución escolar?
Nos encontramos con que las crisis de las instituciones hace que se desdibujen sus límites, respecto a ello Hebe Tizio (2003) expone: “lo interior y lo exterior se han vuelto indiscernibles, se ha perdido su especificidad. La pérdida de lo especifico de los discursos afecta a todas las instituciones, pero si en el caso de la educación, esta pierde su relación con el saber, con la cultura, lo que queda no es educación sino control social, segregación”
Si la institución escolar experimenta actualmente una crisis en su relación con el saber y no hay una oferta educativa, quedaría controlar ¿controlar qué? El modo de goce singular los estilos de vida ¿Segregar qué? El modo de estar en la vida que no entra en el modo universal supuesto. Y siguiendo en esta línea, podríamos entonces vislumbrar rápidamente cómo los síntomas son leídos como trastorno. ¿Trastornos que habrían de acallarse? El psicoanálisis más bien los invitaría a hablar.
Respecto a la singularidad, el modo singular de cada uno, aquello que hace a lo más propio, la diferencia, entonces, aparece como imposible de ser incluida y puede observarse bajo una lectura de ser aquello que no funciona, que no llega, que le falta para…, es decir, como aquello que no completa, que no logra el “para todos, lo mismo”. El psicoanálisis propone leer eso que no funciona, como un síntoma a abrir, a interrogar, a desplegarse en sus propios tiempos y significaciones.
Incluir la singularidad para que el sujeto pueda insertarse en la ley de grupo como, modo posible de humanizar el lazo.
Por ello la importancia de la tarea educadora, como la búsqueda y la apertura de lugares de conversación, con otros discursos que alojan niños y adolescentes; para producir un paso, algo nuevo en el saber, como un modo de tratar lo imposible, que produce un llamado, un empuje a conversar, a preguntar, a intercambiar con otros. Teniendo en cuenta que el resultado que se alcance nunca resultara completamente satisfactorio al decir de Freud en su enunciación de las tres profesiones imposibles: gobernar, educar y psicoanalizar.



Auspicia: Colegio de Psicólogos de la Provincia de Santa Cruz
Asociación de la Biblioteca Austral de Psicoanálisis
Informes: (02966) 15459476 – 15690793
E-mail: bapriogallegos@gmail.com
Facebook: /iom.riogallegos

miércoles, 26 de septiembre de 2018

¿Hay Instinto Materno? - Septiembre 2018

I N S T I T U T O   O S C A R   M A S O T T A 2
D e l e g a c i ó n   R í o   G a l l e g o s


"¿Hay instinto Materno?"

(Texto a publicado en el diario La Opinión Austral, el día 26 de septiembre de 2018)

Autor: Lic. Natalia Pelizzetti 
Miembro de la Delegación Río Gallegos del I.O.M.2 y de la A.B.A.P.

En consonancia con  los actuales debates sociales el pasado viernes 14 de septiembre se llevó a cabo una conferencia abierta titulada: ¿hay instinto materno? Maternidades, feminismos y psicoanálisis. 
Dicha actividad fue organizada por la Asociación de la  Biblioteca Austral de Psicoanálisis y auspiciada por la delegación del Instituto Oscar Masotta 2, contando con la  presencia de la Lic. Raquel Vargas, psicoanalista invitada por el IOM2.(*)
Respecto a este tema nuestra invitada anunció que no hay instinto materno pero que es importante fundamentar porque se hizo tan prevalente la noción de instinto maternal en nuestra cultura, a diferencia de la de instinto paternal o fraterno. “Debemos reconocerle una verdad, decir que no hay instinto maternal no significa que no exista, es decir que no tenga una existencia en la cultura aún frente a los avances científicos y tecnológicos de la época.  Esto puede asociarse a que la noción de instinto condensa la función sexual en la reproducción, de lo que resulta inconcebible pensar que la vida no se repita”, planteándose entonces:¿Qué pasaría si las mujeres, deciden no tener más hijos, si la vida no se repite?.
Lo maternal siempre está adosado al concepto de amor, aunque haya muchas formas de amar y formas locas del amor.  Lo maternal unifica, convierte en hijos a todo el mundo, dándole una posición de cierta jerarquía.
Lacan lo planteó como una forma de profesión y como la típica vocación femenina. (Seminario 4).
Freud por su parte refirió en su Conferencia 33 que cuando una mujer tiene un hijo  ve una gran mutación en su ser, y marcó diferentes matices entre el deseo de ser madre y el de tener un hijo. Así también que el nacimiento de un hijo reanima la sexualidad infantil de la madre.
Antes de continuar es importante situar que el psicoanálisis, con Freud, no cree en la existencia del instinto tal como aparece en los animales. Pues, el ser humano es un ser hablante y por esa razón sus necesidades no se rigen por el instinto sino por el modo en que son decodificadas por el lenguaje materno.  A eso se lo denomina pulsión.
Por eso Irene Greiser (en psicoanálisis sin diván) plantea que: “ningún sujeto viene al mundo por instinto materno, el instinto no engendra sujetos, engendra engendros, animales pero no sujetos. El sujeto adviene como respuesta a aquello que viene del Otro”.
Se hace referencia a que la anatomía no es el destino, que el organismo no es el cuerpo.  Lacan en Seminario 21, dice que para apropiarse del cuerpo que portamos hace falta mucho trabajo: que no es de gimnasia ni de cosmética, sino que las palabras hagan cuerpo.
La noción de instinto maternal hace suponer que el amor y el deseo confluyen, que no hay divergencia entre ambos.
Por otra parte, citando a Freud en su Lección 33 respecto de “La feminidad” (1933) refiere que: “El enigma de la feminidad ha puesto cavilosos a los hombres de todos los tiempos…. Masculino y femenino es la primera diferencia que ustedes hacen cuando se encuentran con otro ser humano, y están habituados a establecerla con resuelta certidumbre… la ciencia ve el signo de una bisexualidad, como si el individuo no fuese hombre o mujer sino siempre ambas cosas, solo que alternativamente una más que otra. Concluiré que lo que hace la masculinidad o la feminidad es un carácter desconocido que la anatomía no puede aprehender”.
Dice Vargas al finalizar que el enigma es parte de la vida encarnada en las mujeres y que el feminismo ve en la maternidad la cárcel de su ciudadanía. 
Así como  el sujeto mira al mundo a través del marco de su propia ventana,  el psicoanálisis nos ofrece un marco desde dónde mirar la época, brindándonos una perspectiva particular ante los debates actuales.
Desde este marco psicoanalítico, Raquel Vargas abrió una ventana sobre este tema dejando entrar un aire renovado de ideas y conceptos y algún destello de luz que nos pueda ayudar a  adoptar una posición de responsabilidad y compromiso frente a estos debates actuales.

Auspicia: Colegio de Psicólogos de la Provincia de Santa Cruz
Asociación de la Biblioteca Austral de Psicoanálisis

Informes: (02966) 15459476 – 15690793
E-mail: bapriogallegos@gmail.com
Facebook: /iom.riogallegos



miércoles, 12 de septiembre de 2018

¿Por qué los autistas piden ser escuchados?

I N S T I T U T O   O S C A R   M A S O T T A 2
D e l e g a c i ó n   R í o   G a l l e g o s


"¿Por qué los autistas piden ser escuchados?"

(Texto a publicado en el diario La Opinión Austral, el día 12 de septiembre de 2018)

Autor:  Lic. Mariana Filippo. 
Analista miembro de la EOL y AMP. Miembro directivo del IOM2 Delegación Río Gallegos

El autismo se enraiza en un miedo temprano a entrar en interacción con los otros, proveniente de una angustia irracional que el sujeto no domina y no tendría que ver con la incomprensión de cómo vincularse con el otro.
Desde que Leo Kanner acuñó y describió el autismo en 1943, se propagaron los más diversos estudios sobre esta temática, a partir de la observación y práctica clínica con niños autistas. De allí también se derivaron variados tratamientos que guardan relación con la corriente teórica en la que se inscriben. También hubo -no tantos como los primeros- seguimientos de estos sujetos en la adultez, por ejemplo contamos con los de Kanner. Pero lo más interesante, es que en las últimas décadas, fueron los mismos protagonistas de tales observaciones los que han tomado la palabra para dirigir su pedido. De lo cual, da cuenta, Jean Claude Maleval en su libro “Escuchen a los autistas”.
¿Qué piden hacer escuchar los autistas?  
Es posible detectar el autismo mediante dos signos precoces que se presentan de manera muy temprana, a saber:
·       La huída de la mirada hacia los tres meses.
·       La falta de atención conjunta, hacia los nueve meses. Esto quiere decir que el bebé señala algo con el dedo, sin atraer con la mirada, la atención del adulto hacia ese lugar.
En los primeros intercambios con los padres hay evitación de interactuar con la mirada, con la voz, con el alimento y con los excrementos. Es así que numerosos sujetos autistas han podido testimoniar de cómo es vivido por ellos el empuje forzado a concretar estas interacciones, ya sea a mirar adonde le indican, a comer, a hablar y a defecar.
Birger Sellin, logra mediante la computadora lo que no puede verbalizar vocalmente y refiere: “¿Por qué no hablamos normalmente? …   No lo sé, no es que no queramos hacerlo sino que no podemos hacerlo y por esto sufrimos.” Sellin logra pronunciar algunas palabras sin precisar qué determina su mutismo.
Algunos autistas pueden decir que soltar su voz es vivido como una angustiante pérdida de la sustancia equivalente a una mutilación o, tal como dicen después algunos niños cuando salen del mutismo autista, no hablan porque esto podría vaciar su cerebro.  Otro sujeto autista confía que evita la defecación por miedo a que los pulmones exploten. Según Maleval (Videoconferencia que se transmitió en Río Gallegos desde Colombia 12708/2017) todos estos fenómenos indican decisivamente que el autismo se enraiza en un miedo temprano a entrar en interacción con los otros, proveniente de una angustia irracional que el sujeto no domina y no tendría que ver con la incomprensión de cómo vincularse con el otro.
Aprender de los autistas
Los testimonios nos revelan un “saber precioso sobre ellos mismos”, vale decir, los autistas, sujetos concernidos, son quienes más tienen para enseñarnos acerca de cómo tratarlos, mucho más que cualquier evaluación pretendidamente científica. Vale aquí el consejo de Jim Sinclair, ya sea para clínicos como así también para educadores. Dice lo siguiente: “Nuestras formas de entrar en relación – afirma en nombre de los autistas- son diferentes. Insistan en cosas que sus expectativas consideran normales   y toparán con la frustración, la decepción, el resentimiento, quizás incluso la rabia y el odio. Acérquense respetuosamente, sin prejuicios, abiertos a aprender cosas nuevas y encontrarán un mundo que no hubieran podido imaginar”.
Temple Grandin, otra autista de alto nivel, reconocida mundialmente por sus libros y conferencias, cuando tenía tres años era una niña muda, colérica, con una fijación por objetos giratorios, buscaba estar sola jugando con sus excreciones. Ella considera, al igual que muchos especialistas, que la severidad de los síntomas a la edad de dos o tres años no guarda, frecuentemente, mucha relación con el pronóstico. Vale decir, que a pesar de la gravedad inicial puede tener una evolución favorable.
La angustia insondable en la que quedan sumergidos los autistas cuando son empujados a interacciones forzadas, nos muestran simultáneamente, la importancia para estos sujetos de contar con sus intereses específicos y sus objetos privilegiados. Ricas experiencias en instituciones de orientación psicoanalítica para niños autistas constatan que el aprender se ve favorecido cuando se los tiene en cuenta.  Este modo requiere igualmente de alguna presión para que el sujeto logre ciertas adquisiciones, tal como refiere Antonio Di Ciaccia, se trata de un forzamiento suave corroborado por padres de autistas. Refiere la madre de una niña acerca de esta paradoja: “Le es necesario un impulso exterior para ponerse en marcha. Una vez que lo hace nada la detiene y si yo paro, todo se detiene.” Podemos concluir que se trata de un forzamiento suave que tiene en cuenta los intereses del sujeto y sus raíces en la dinámica subjetiva y contempla la condición de  escuchar al sujeto autista.


Auspicia: Colegio de Psicólogos de la Provincia de Santa Cruz
Asociación de la Biblioteca Austral de Psicoanálisis
Informes: (02966) 15459476 – 15690793
E-mail: bapriogallegos@gmail.com
Facebook: /iom.riogallegos




miércoles, 29 de agosto de 2018

"Ley de Salud Mental. ¿ Cómo operar sobre su lógica generalista" - Agosto 2018

I N S T I T U T O   O S C A R   M A S O T T A 2
D e l e g a c i ó n   R í o   G a l l e g o s


"Ley de Salud Mental. ¿ Cómo operar sobre su lógica generalista"

(Texto a publicado en el diario La Opinión Austral, el día 29 de agosto de 2018)

Autor: Lic. Erica Boglione.


Miembro de la Delegación Río Gallegos del I.O.M.2 y de la A.B.A.P.


La sanción de la actual Ley Nacional de Salud Mental, N°26.657, se ha constituido en un hito legislativo en lo referente a la protección de los derechos de los usuarios de estos servicios de salud, ya que incorpora la dimensión central de respeto por los DD.HH. de las personas con padecimientos mentales y con el uso problemático de drogas legales e ilegales.
Con esto, Argentina se adecúa a los tratados y principios internacionales sobre la materia, e intenta organizar y establecer programas de Salud Mental para la población.  Pero cuando se intenta convertir la letra en acción, los programas que se elaboran se encuentran con algunas dificultades de aplicación. El psicoanalista Eric Laurent (1998) afirma que el problema de los Estados como el nuestro, es la situación de emergencia debido a las deudas. Por tanto, surge la preocupación de reducir los gastos en este sector, bajo el justificativo de que la productividad de las personas allí involucradas es sumamente escasa. En este intento de limitar sus gastos, el Estado intentará descartar ciertos tratamientos posibles que cuestan dinero, por lo que se cuestionan la durabilidad y eficacia de los mismos.
Guillermo Belaga (2018) expresa la necesidad de considerar “...el modo en el que el Discurso Universal de la Ciencia y Técnica y el mercado” inciden en el debate teórico, práctico y normativo de la Salud Mental, y, por lo tanto, revisar los conceptos impulsados por organismos internacionales encargados de las políticas sanitarias. Cuando dentro de nuestra ley de Salud Mental se habla de “evidencia científica”, “padecimiento mental”, plazos dentro del tratamiento, criterios terapéuticos, prácticas institucionales, etc.; el marco teórico que determina dicho debate no nos es indiferente, ya que revela un posicionamiento ético profesional, y las respectivas consecuencias para los sujetos.
Laurent, también afirma que en lo que concierne a la salud mental, “...el orden público está desplazado por el nuevo estatuto del amo. El nuevo amo está preocupado por las mediciones. Cada vez más los nuevos políticos se centran en la publicación de cifras, índices y sondeos (1995)”. Se refiere con esto, a la estandarización que caracteriza a la salud mental, a partir de la cual realiza diagnóstico, prevención y tratamiento de las enfermedades mentales. Con este criterio, las políticas reales a implementar por los Estados, se encuentran determinadas a partir de los enfoques estadísticos arrojados por los manuales DSM. En palabras del autor, “Ya no se trata más de asegurar la felicidad ni el bienestar social (Welfare), es necesario ahora limitarse a lo que tiene un efecto científicamente demostrado”, pero cuando se trata del bienestar, hay pocas cosas científicamente demostradas o comprobables. En este sentido, el psicoanálisis, no se guía por lo medible, lo contable; sino que adhiere a otro tipo de lógica en donde la reducción de esa satisfacción molesta causada por el síntoma, se obtiene de a una vez con cada paciente y a partir de la interpretación como herramienta.
Hay por un lado un Estado que elabora programas para la salud mental de la población, demarcado por la economía de época. Y está el campo jurídico, que legisla para todos por igual para garantizar su efectividad. Ambos se orientan por una lógica generalista, es así como deben actuar. A diferencia de esto, al psicoanálisis le interesa el caso individual, vale decir que se orienta por lo singular, en tanto es la ética del deseo inconsciente quien define la ética del psicoanálisis.
Pero, hay ciertos puntos en la ley mencionada en donde es posible introducirse para construir algo diferente. Tal como afirman López y Salomone (2016), la ley de Salud Mental hace lugar al criterio profesional, por ejemplo, conminando a realizar una lectura caso por caso, para determinar la práctica más conveniente para intervenir.
Sin realizar un análisis exhaustivo, mencionaré sólo el artículo 7° de la Ley en referencia a esto, donde establece que toda persona con padecimiento mental tiene: “Derecho a recibir tratamiento y a ser tratado con la alternativa terapéutica más conveniente, que menos restrinja sus derechos y libertades, promoviendo la integración familiar, laboral y comunitaria”. Como bien señalan dichas autoras, esto deja la responsabilidad del lado del analista, a la vez que le permite la autonomía de construcción del dispositivo analítico. La ley en este aspecto no se torna restrictiva en lo referido al accionar del profesional, dejando abierta la posibilidad de que pueda hacer su interpretación y ponderación de la norma, considerando la singularidad del caso en el que intervendrá. Para esto contará con la ley como guía y marco de resguardo tanto de su accionar como del derecho del paciente. Toda norma exige un acto de lectura que haga lugar a su interpretación y ponderación, pero también hay puntos en que la ley permite hacer lugar a la lectura de los casos de manera particular, debiendo el profesional tomar decisiones clínicas.
El psicoanálisis sabe bien que el universal siempre es fallido, y operará sobre esa falla desarticulando la heterogeneidad. Aquí, se tratará entonces, de que el analista ponga en juego su propia táctica.

Este, es el punto donde nos permitimos poner a trabajar nuestra práctica, estando advertidos que la misma se sostiene en la existencia de un real no programable, no posible de dialectizar por medio del discurso jurídico, ni capaz de ser medible o estandarizado como pretenden desde ciertos modelos sanitarios. Y en el caso singular con el que vayamos a trabajar, el psicoanálisis nos permite leer la presencia de este real y operar por medio de la palabra para conmoverlo, apelando a la invención particular que de su sufrimiento pueda hacer un sujeto. 



Referencias bibliográficas:
Belaga, G. 2018. Salud Mental, una totalidad fallida. Disponible en: http://www.eol.org.ar/biblioteca/lacancotidiano/LC042.pdf
Laurent, E. 1995. Revista Mental. Disponible en: http://www.ebp.org.br/enapol/09/es/textos/mental.pdf
Laurent, E. 2000 (1998). Psicoanálisis y Salud Mental. Tres Haches. Buenos Aires.
López, G. y Salomone, G. 2016. Ley de Salud Mental argentina y el psicoanálisis. Disponible en: http://ppct.caicyt.gov.ar/index.php/anuinv/article/view/9177/8774



Auspicia: Colegio de Psicólogos de la Provincia de Santa Cruz
Asociación de la Biblioteca Austral de Psicoanálisis
Informes: (02966) 15459476 – 15690793
E-mail: bapriogallegos@gmail.com
Facebook: /iom.riogallegos

sábado, 18 de agosto de 2018

" ¿ A que lugar nos llevan los sueños ? " - Agosto 2018

I N S T I T U T O   O S C A R   M A S O T T A 2
D e l e g a c i ó n   R í o   G a l l e g o s


" ¿A que lugar nos llevan los sueños?"

(Texto a publicado en el diario La Opinión Austral,  18  Agosto de 2018)

Autor: Lic. Eduardo Blanco
 Miembro del IOM Rio Gallegos y de la ABAP.


El misterio de los sueños ha inquietado a la humanidad desde tiempos remotos. Diversas expresiones artísticas, culturales, filosóficas, literarias, investigaciones científicas, psicológicas, psicoanalíticas, se han interesado profundamente,  destacando el carácter de enigma que los sueños, que en sus distintas formas ha despertado un interés particular.
Desde el psicoanálisis, Freud se interesó desde un comienzo en los sueños; encontrando precisamente allí, una de las bases cruciales para entender el funcionamiento del inconsciente y las particularidades del método psicoanalítico.
Hasta ese momento, la ciencia no daba demasiada importancia al funcionamiento de los sueños. Para el ámbito científico, el sueño no era considerado un acto psíquico, sino que este era reducido a un mero fenómeno somático. De esta manera, gran parte de la ciencia, suponía que los sueños eran una producción absurda, originada en el estado de dormir. Momento en que se perderían las capacidades críticas del pensamiento, produciéndose contenidos disparatados y sin sentido.
Sin embargo, en las antípodas a esta concepción, han existido a lo largo de la historia un  modo profano de abordar los sueños. Esta tradición, presente en muchas culturas, suponía que los sueños tenían un sentido premonitorio, oculto y susceptible de ser develado.
Dentro de estas tradiciones, se podían diferenciar dos métodos. El método simbólico y el método del descifrado. El primero consistía en cambiar un contenido por otro, tomando el sueño en su totalidad, sustituyéndolo por otro contenido; pero este método no resulta confiable, ya que cae en la ambigüedad y depende siempre del ingenio y la intuición del interpretante.
El método del descifrado tiene a su vez dos versiones; una traduce el sueño por partes según una clave fija y arbitraria, lo cual la destina al fracaso, debido a que consiste en una lectura parcial y descontextualizada del sueño.
La ultima versión, consiste en tomar al sueño signo por signo, teniendo en cuenta la particularidad y las circunstancias en las que el soñante lo enuncia.
Esta ultima versión, es la que le interesará a Freud. A partir de sus investigaciones, descubre que los procesos presentes en el trabajo del sueño, le permitirán el acceso al dinamismo del inconsciente; pudiendo descubrir allí sus leyes particulares, tales como la atemporalidad, la ausencia de contradicción, figurabilidad, condensaciones y desplazamientos de sentidos, recuerdos y olvidos (entre otros).
Freud analiza detenidamente los elementos del sueño y la asociación entre los mismos, a partir del contenido manifestado por el soñante.
Sin embargo, uno de los descubrimientos más importantes en el trabajo del sueño, consiste en la presencia de un límite a la interpretación. Es decir aquellas lagunas, intervalos, ausencias, en donde el soñante no encuentra lugar para más interpretaciones. Limite en el cual el soñante se encuentra en la escena construida del sueño, frente a algo que le resulta extraño y ajeno. Estas experiencias subjetivas tienen como rasgo distintivo el efecto de sorpresa, propia de los efectos del inconsciente. Recordemos que el estilo del inconsciente es un estilo de irrupción sin explicación.
El inconsciente a veces entra por una  puerta que no reconocemos,  puertas por las que ingresa lo no esperado. Freud llamó a estas instancias, “ombligo del sueño”; este constituye aquellos límites a los que no se puede acceder por medio de la interpretación.
En los sueños, pueden figurarse  escenas, en las que el soñante suele inquietarse, escenas que suelen dejarlo indefenso, en donde todos los sentidos posibles y los elementos conocidos en el sueño, no logran significar y escapan a la interpretación.   Estas escenas (paradójicas del sueño),  y el lugar del soñante en ellas  son  las que orientarán la investigación psicoanalítica, caso por caso, cada una en su singularidad.
La presencia de los sueños en un psicoanálisis, implica ubicar el sueño dentro de la experiencia subjetiva del soñante. De esta manera el sueño se presenta como algo a descifrar, pero con ciertos defectos en su significación.
La labor del analista no será la de completar un sentido, otorgando significados arbitrarios al sueño,  sino que su función consiste en poner a trabajar al soñante, en su propia escena, escena que muchas veces lo inquieta y lo lleva a lugares desconocidos.
Estas experiencias del soñar han inspirado a gran parte de la literatura, como a tantas otras expresiones artísticas…
Algunas palabras de Jorge Luis Borges, hace unos años nos invitaban…
“de sueños, que bien pueden ser reflejos
truncos de los tesoros de la sombra,
de un orbe intemporal que no se nombra”
“y que el día deforma en sus espejos.
¿Quién serás esta noche en el oscuro
sueño, del otro lado de su muro?”
(Fragmento del poema “El sueño”. Jorge Luis Borges, 1964).


Auspicia: Colegio de Psicólogos de la Provincia de Santa Cruz
Asociación de la Biblioteca Austral de Psicoanálisis

Informes: (02966) 15459476 – 15690793
E-mail: bapriogallegos@gmail.com
Facebook: /iom.riogallegos




jueves, 16 de agosto de 2018

Arkangel, cuando el control comienza deja de ser un factor de tranquilidad. Agosto 2018

I N S T I T U T O   O S C A R   M A S O T T A 2
D e l e g a c i ó n   R í o   G a l l e g o s


"Arkangel, cuando el control comienza deja de ser un factor de tranquilidad.""

(Texto a publicado en el diario La Opinión Austral,  Agosto de 2018)

Autor: Lic. Rodolfo Marcelo Pallero y Lic. Susana Rebuffo
 Miembros del IOM Rio Gallegos y de la ABAP.



El día viernes 28 de junio en La Biblioteca de la Honorable Cámara de Diputados de la Provincia, se llevó a cabo un cine debate  organizado por La Asociación de la Biblioteca Austral de Psicoanálisis. El tema elegido se fundó como espacio de reflexión sobre los eventuales  impactos  derivados del uso de  las tecnologías actuales.  Para la ocasión se proyectó  un capítulo de la serie Black Mirror,  Arkangel.

Arkangel es el nombre de una empresa tecnológica creadora de un microchip,  cuya finalidad al implantarlo en los niños, permiten una serie de mecanismos de control para salvaguardar su integridad. Mediante una Tablet, objeto garante del bienestar, los padres monitorean los distintos valores fisiológicos y hematológicos de los chicos, así como  la ubicación geográfica. Al mismo tiempo este gadget, los hace dueños de  las  audio-imagines de lo que los niños experimentan, ya sea en simultaneo o mediante la reproducción de esas vivencias cuando los progenitores lo decidan. Otra particularidad del chip, es la posibilidad de censura mediante el pixelado de imágenes en  circunstancias que pudieren modificar el arousal del niño devenidas de imágenes violentas o cualquiera otra experiencia generadora de stress.
Luego de la proyección del capítulo se generó el debate donde los participantes volcaron observaciones, opiniones e inquietudes sobre los usos y resultados de estas prácticas, de un control artificial.
Primeramente y de manera generalizada, se han escuchado mea culpa de los allí presente por la propia incapacidad de procesar los miedos sobre el destino de sus hijos. Así, abundaron ejemplos sobre  que este sentimiento ha llevado  pegarse al teléfono móvil con el que además se han servido  compulsivamente de las aplicaciones en los  celulares de sus chicos. Al momento de hacer foco en el film han expresado en tono confeso lo invasivo que resulta tal procedimiento, pues convierten a sus propios hijos en  objetos observables, aun a costa de su propia privacidad, y no necesariamente bajo su consentimiento.
Sarah, la niña sometida a Arkangel, en su primera infancia se encuentra artificialmente imposibilitada de vivenciar y compartir gran parte de las experiencias del grupo de pertenencia. Las consecuencias de censurar   situaciones cotidianas hacen que la niña no madure acorde a su edad, al compás del grupo, quedando desplazada, incomprendida desconectada de sus pares. Su madre, no percatada de este aislamiento, por contrario,  vive tranquila husmeando a través del dispositivo  cada vez que siente la necesidad de chequear a su niña.
Es así, que un día ve a Sarah lastimarse cruelmente sus dedos con la filosa punta de un lápiz por curiosidad de ver cómo es la sangre. A raíz de este evento, Sarah es atendida por un psicólogo indicándole a Marie(la madre) terminar con el uso del dispositivo,  causante de perjuicio.
Sarah da muestras de que jamás ha logrado comunicarse adecuadamente con sus pares ni con su mamá desde aquella autoflagelación en la niñez como tampoco en su adolescencia:  falta de cuidados contraceptivos, consumo de drogas, agresión física feroz contra su madre y, por último, huida del hogar. Todo aquello de lo que se la quiso proteger acomete contra la madre en lo real de la situación final.
En la sala, el público concluye que es a causa del entrometimiento y humillación que le provocan el hecho de ser espiada, manipulada en el más amplio de los sentidos que Sarah, cargada de violencia se manifiesta de manera inadecuada como consecuencia de la censura absurda ejecutada por Arkangel.
Marie ha depositado toda la confianza en un Ángel de la Guarda. Un dispositivo que expele iatrogenia. El desencadenante es dramático. Sarah golpea a la madre con la Tablet. Huye. Está incapacitada para evaluar las consecuencias de sus actos; sus vivencias no sufren elaboraciones psíquicas, sino censuras determinadas a partir de mediciones de cortisol.
La tecnología (aún) no remplaza a la psiquis humana, siendo que la primera  quiere hacer una transcripción de las emociones en algoritmos identificados debido a bajas o altas de neurotransmisores. Las homologaciones de procesos biológicos a psíquicos, es un reduccionismo que produce distorsiones insalvables.
El lugar de la comunicación queda vacío, no hay una vuelta, hay solo una ida. Sobrevienen los datos biológicos y la imagen, se desacredita al sujeto, al niño. Se pondera un control de lo imaginario por sobre lo real de las vivencias necesarias de los sujetos. Donde la diferencia de y la experimentación de las propias formas de afrontar una realidad por parte de ellos queda manipulada por la tecnología.
En una actualidad donde en el día a día se crean nuevos gadget y tecnologías que enmarcan el desarrollo de los sujetos, en todas las franjas etarias, en un momento histórico en el cual encontramos en nuestro bolsillo la respuesta a todas las dudas, sería interesante pensar si el control que se tiene (o se cree tener) sobre nuestras vidas, no es un seudo control sobre ella.
Auspicia: Colegio de Psicólogos de la Provincia de Santa Cruz
Asociación de la Biblioteca Austral de Psicoanálisis
Informes: (02966) 15459476 – 15690793
E-mail: bapriogallegos@gmail.com
Facebook: /iom.riogallegos